¿Cuáles son las características de la música impresionista?

El Mar, de Debussy, composición impresionistaEl impresionismo musical se distingue, entre otros rasgos, por su fundamentación en las impresiones de carácter auditivo; el énfasis en el timbre y la sonoridad de los instrumentos (colorido); su imprecisión en el desarrollo de las melodías, que se tornan difusas y fragmentadas; la utilización de nuevas armonías basadas en otros acordes, como los de las escalas pentatónica y de tonos enteros, así como otros intervalos; el empleo de tonalidades no definidas y ritmos irregulares; la evocación de imágenes a través de las sensaciones y efectos sonoros; la creación de ambientes sonoros; su inspiración en la naturaleza; su concepción de la obra musical por puro placer estético (esteticismo); la puesta de títulos sugerentes y poéticos; así como su rechazo al romanticismo.




¿Cuáles fueron las fases de la civilización romana?

Imperio Romano, máxima expansión de la civilización romana
La dominación romana de los distintos territorios en torno al Mediterráneo -desde sus reducidos comienzos hasta su máximo grado de expansión- pasó por la monarquía, que se inició con la fundación de Roma en el año 753 a.C y se prolongó hasta el 509 a.C.; la república, desde su instauración en el 509 a.C hasta su final en el 27 a.C; así como el imperio, que empezaría a consolidarse a partir de dicho año hasta su caída en el 395 d.C. con la invasión de los diversos pueblos bárbaros.




¿Cuáles son las partes de un monasterio?

Las distintas dependencias de un monasterio
Los monasterios o conventos de las distintas órdenes religiosas solían constar, en términos generales, de una iglesia o templo para la celebración de los actos litúrgicos y la oración; una sala capitular, que acogía las reuniones de la comunidad eclesiástica capitular -o cabildo-; un claustro o patio central de planta cuadrada rodeado de un pórtico al que daban las distintas dependencias y empleado a menudo para meditar; los dormitorios o celdas, colectivos o individuales, respectivamente; el escritorio (scriptorium), en el que los monjes amanuenses copiaban a mano diversos libros; la biblioteca, donde se guardaban dichos libros y dedicada a la lectura; el calefactorio o habitación para calentarse y descansar; un refectorio o comedor; una bodega y/o almacén; una enfermería; una hospedería, en la que encontraban alojamiento los peregrinos; un locutorio, o habitación normalmente separada por una reja, en la que se conversaba con los visitantes; un huerto, donde se cultivaban frutas y verduras; así como los establos para el ganado.